Charles Darwin, un joven único como tantos…

0

En estos días he leído algunos textos acerca de un hombre muy interesante, Charles Darwin. El naturalista inglés que a pesar de haber sido formado en una sociedad conservadora, creyente hasta el tuétano en la creación divina del hombre y su entorno, tuvo dudas y ahora es todo un personaje, incluso tiene su propio año de celebración. No creo que en ese momento tuviera una idea mínima del impacto que causó a nuestro tiempo, pero sí entendió que desafiaba algo importante. Supongo que por ello tardó tanto en publicar El Origen de las Especies.

Lejos de pensar en Darwin como un ser superdotado, un genio en potencia o algo más, me imagino a un joven indeciso respecto a su futuro, criado en una buena familia que ya le tiene una vida preparada como médico; que un día recibe la propuesta de embarcarse en un viaje por 5 años, sin más paga que la aventura misma y lo mínimo indispensable. La juventud es una etapa fabulosa, pues es cuando llegan las mejores ideas para cambiar al mundo, incluso nuestra propia vida. Es durante la juventud que los riesgos son sendos que hay que tomar, pues la vida se ve como un camino interminable.

Cuando Darwin en el Beagle no superaba los 25 años y regresó distinto. Es difícil embarcarse en aventura de esta magnitud sobre todo cuando esperan de tí una estabilidad pronta después de la universidad. Las grandes revoluciones se han dado en las mentes jóvenes, incluso dentro de la ciencia. El científico es curioso y la curiosidad lleva al conocimiento, que es la fuente de la eterna juventud.

Un capuchino por la juventud.

Share.

About Author

Leave A Reply