Formas de alcanzar tus objetivos

0

Cuando hablamos de alcanzar objetivos, podemos hacer referencia tanto a objetivos a corto plazo, como a mediano o largo plazo. Desde terminar una carrera universitaria, comprar una casa, hasta ir al gimnasio, o hacer los deberes de la escuela. Todo cuenta y el objetivo en sí no es lo que aquí importa, sino lo que te mueve a lograrlos.

La pereza, la desmotivación, el cansancio, los miedos, el aburrimiento, o las distracciones, son muchas veces las grandes causantes de que tus objetivos se vean truncados y no puedan ser concretados a tiempo. A veces sentimos que tenemos que hacer un enorme esfuerzo para centrarnos y no desviarnos del camino. Algunas personas sufren mucho este inconveniente hasta tal punto que rara vez pueden conseguir sus objetivos y sentirse realizados, o al menos con la satisfacción de haber llegado a la meta.

Vamos a ver algunos puntos clave que interfieren en este proceso y de qué manera podemos mejorarlospara que nos jueguen a favor y no en contra.

Tener el objetivo presente

Esto es fundamental: si ponemos como objetivo terminar una carrera universitaria, entonces nos será de gran ayuda pensar en aquello que conseguiremos, en cómo cambiará nuestro futuro, preguntarnos qué nos llevó en un principio a comenzar eso y volver a repasar todo aquello que nos gusta y no beneficia o nos beneficiará en un futuro. También es bueno pensar en qué sucede si no lo logramos.

Ponte metas cortas y alcanzables

Las metas imposibles nunca son una buena idea: si tu objetivo es comprarte una casa, no te propongas ahorrar sumas enormes que jamás alcanzarás, sino que será mejor ir de a poco, aunque no implique un gran avance, siempre es mejor poco pero seguro, antes que ponerte una meta muy grande y no poder cumplirla. Por eso, si tu objetivo es comprar la casa, entonces tu objetivo a corto plazo será por ejemplo ahorrar “X” cantidad de dinero en “X” cantidad de meses.

No te engañes a ti mismo

A veces nos convertimos en nuestros propios enemigos engañándonos con excusas como por ejemplo “no tengo tiempo”, “estoy muy cansado”, “mañana lo haré” que muchas veces, no son del todo ciertas. Si nuestro objetivo es una de nuestras prioridades, entonces siempre podrás organizarte para dedicarle aunque sea unos minutos, que siempre será mejor antes que nada. Las energías muchas veces vienen de la acción, por lo tanto si para activarte estás esperando a tener energías o “inspirarte” entonces seguro que nunca lo conseguirás.

Rodéate de personas inspiradoras

Las influencias a veces son muy fuertes, por eso te ayudará mucho rodearte de personas que comprendan tus objetivos, que te apoyen y que también estén en busca de aquello que quieren lograr y se esfuerzan. Cuando estamos en un grupo que comparte ciertas metas, las cosas fluyen mucho más fácil.

Share.

About Author

Leave A Reply